Skip to content

Fuegos ajenos

Allí estábamos Esther y yo, en un país que no conocíamos, con gente que no entendíamos y mirando unos fuegos artificiales. Casi no logro recordar el frío que hacia esa tarde-noche de Octubre, Karmen (sí, Karmen con “K”) nos recogió a eso de las 20:30 horas en Hauptbahnhof con una sonrisa infantil como solo ella sabe poner.

No llevábamos ni dos días en la ciudad y ya quería enseñarnos parte de la belleza de Hannover, le preguntamos en repetidas ocasiones donde íbamos pero aunque nos lo decía con su acento medio andaluz medio alemán, no éramos capaces de saber con certeza donde nos llevaba, ya que la palabra Herrenhausen, recién llegado de España, sonaba extraño.

Fuimos en el metro en dirección Garbsen. Iba abarrotado de gente, tanto que no podíamos ni agarrarnos a esas cintas “sacadas del oeste” que están de amarres en la parte superior del tren. Ocho minutos después llegamos a nuestro destino: Appelstraße.

Bajamos todos a la vez, como si regalasen algo por bajar antes. De pronto nos vimos en un precioso y enorme parque que me sorprendió sin duda. Por ese interminable pasillo de árboles que llegaba “hasta el infinito y más allá” seguimos caminando unos 100 metros hasta una casita de comprar trigo para las palomas (al menos eso parecía). En ese momento Karmen sacó de su bolso una botella de vino blanco, aún no sé cómo no me había dado cuenta antes. Sacó tres vasos y nos sentamos en un lateral del Großer Garten.

¡¡Fuegos artificiales!! la gran sorpresa era verlo. No sabía ni por qué era ni quién lo organizaba; ni tan siquiera qué pintábamos allí. Fueron unos Fuegos ajenos a lo que venimos buscando, pero fue el primer evento que le dio sentido a este viaje.

El día 16 de mayo entre las 18:30 y las 22:30,  de la mano de Pyroemotions (Italia), tenéis la oportunidad de empezar vuestra propia historia.

Pásate por Hay Plan y ahí enconarás más info sobre el evento.

Foto de portada de Antonio Tajuelo

adrian_final

 

Adrian Pinilla Gálvez.
Coleccionista de momentos y descubridor de buenas relaciones. @pinillaAdrian

One Comment

  1. […] ndra Abd´Allah- Alvarez. Fuegos ajenos – Azúcar&Kalt. Allí estábamos Esther y yo, en un país que no conocíamos, con gente que no entendíamos y […]

Deja un comentario