Skip to content

¿Cómo surgió Azúcar&Kalt?

¡En el artículo de esta semana te revelamos cómo surgió Azúcar&Kalt!

13087332_10208653174623720_160670962694040002_n

Una pizca de Sandra

Este Magazine es el producto de una idea festinada que vine adorando desde que llegué a esta ciudad en febrero del 2013. Como gestora de información formada en una de las más exigentes instituciones cubanas, lo primero que hice cuando arribé a Hannover fue desandar toda la internet buscando revistas online en las cuales ofertar mis servicios como periodista o editora. Ahí detecté que lo que buscaba no existía y que debía fundarlo si quería hacerlo realidad.

Un año y pico después llegó a mí Noelia, esa joven emprendedora que tiene un olfato tremendo. Entonces la vida se encargó de juntarnos en varias oportunidades, de manera tal que cuando le conté la intención de crear la revista que aún Hannover no tenía, enseguida ella se montó en la idea y empezó a generar muchas otras que hoy le agradezco mucho, porque el resultado es muy superior a lo que un día pensé.

El primer encuentro fue en la heladería del Erns August Galerie, en febrero del 2015. Ahí mismo la Noe propuso Rincones, la sección dedicada a  lugares para visitar en Hannover o Niedersachsen.  Tendríamos que decir que ella es la madre intelectual de esta sección del Magazine. La tenía en la punta de la lengua.

En otra reunioncilla, en el comedor de mi casa, empezamos a buscar nombres y llegamos a Azúcar&Kalt con la ayuda de Esmeralda, quien como perfecta conocedora de los matices del alemán, nos sugirió justo esa nominación para sintetizar todo lo que nosotras pretendíamos.

Nacía entonces Azúcar&Kalt: la primera revista online escrita en castellano desde Hannover. Quedaron algunas cosas por definir, algunas de las cuales han tomado cuerpo a lo largo de estos meses (y otras aun pendientes). Con Azúcar&Kalt siempre HAY PLAN. ¡Nuestra intención es divertirnos¡ ¡Y formar la gran #familiaazucarera!

Luego llegó la gente que hace esta revista sea posible, respondiendo a las dos convocatorias que hemos circulado en la red. Junto a Johana, Maryam, Jesús, Adrian, Marta, Tere, Diana hemos formado este equipazo donde entran y salen personas según sus intereses y conveniencias. ¡¡¡Somos flexibles, ocurrentes y creativos!!!

En la parte técnica están Hédel, encargado de sacarnos de todos los apuros iniciales en materia de programación, y Sergio, quien nos regaló el logotipo del Magazine.

Así surgió Azúcar&Kalt. Creo.

Noe

Una pizca de Noelia

¿Y por qué decidí yo formar parte de Azúcar und Kalt? Muy simple: odiaba Hannover (matizo, odiaba, pretérito imperfecto), “esa ciudad provinciana y aburrida del norte de Alemania, ¿quién os ha engañado a todos para querer vivir aquí?” – pensaba. “Tan pronto pueda, me largo”.

Yo estaba (y estoy, presente de indicativo) enamorada de Barcelona. Aún hoy sigo suspirando por sus calles y es uno de esos amores locos que no se olvida fácilmente, ni tan siquiera con el paso del tiempo. Allí mantengo mi vida, mis amigos, mis bares favoritos y una caja de recuerdos que no quiero meter en ningún trastero. Mi intención no era instalarme aquí; se trataba de una parada temporal, unos meses, un invierno… al que le siguió un verano y la llegada del otoño, y sin darme cuenta, pasó el primer año.

En Hannover me faltaban claramente dos cosas: diversión (¿pero a dónde va la gente aquí a divertirse con este frío?) y gente con mis mismos intereses. La cuestión no es estar rodeado de personas, sino encontrar aquellas con la que te apetece compartir tu tiempo. Tenía un cosa clara, si me involucraba en un nuevo proyecto, sería con un equipo: gente con mis mismos intereses y ganas de un proyecto común, ¡alguién más tendría que haberse perdido por aquí! Así que cuando ya estaba barajando varias posibilidades sin encontrar compañeros de aventura, me llama la Negra y me dice: “tengo un proyecto en mente y quiero compartirlo contigo”.

Creo que ví el cielo azul en ese momento, así que sentadas en una heladería y escribiendo en una servilleta, comenzamos a forjar este Magazine.  Hemos tardado nuestros mesecillos en estructurar la primera idea y tener una visión común de los objetivos del proyecto. Mi obsesión era una sección de Rincones, un Timeout que matase mi aburrimiento.

Hoy somos un equipo de nueve voluntarios (y estamos reclutando más personas). Ellos son lo mejor de este proyecto. La diversión está asegurada y mis dos objetivos cumplidos. Hannover no es aburrida, ni fría, ni gris y ni distante (Kalllllt!). Existen cientos de rincones por descubrir en dónde pasar buenos momentos (Azúcarrrrrrrrrrr!). Nosotros te lo contamos.

Y sí, una puede tener dos amores: el platónico, de la adolescencia y el racional, de la madurez. Este último es para mí Hannover, al que he aprendido a querer con el paso del tiempo y gracias a mis compañeros de Azúcar&Kalt.

Gracias Negra, por contar conmigo! Equipo, gracias por darme tanta energía y diversión!

 

Texto: Sandra Abd´Allah-Alvarez Ramírez y Noelia Fernández

Foto portada:  Sergio A. García

 

Facebook Azúcar und Kalt Eilenriede - Hannover

One Comment

Deja un comentario