Skip to content

La emblemática y antigua fábrica de Conti

Al norte de Limmer, justo cuando el Stickanal decide bifurcarse, se encuentra uno de los edificios más emblemáticos del pasado reciente de Hannover: la que fue una de las primeras fábricas de Continental, Conti para los lugareños, una de las empresas de neumáticos más importantes del mundo, con sede en Hannover.

El canal abraza el imponente edificio de ladrillos rojos, testimonio del pasado industrial de la ciudad, ahora decrépito, dibujando una pequeña península que lo aísla de sus alrededores. Un oasis, donde el tiempo parece correr más deprisa, sin piedad, llenando de polvo, óxido y grietas lo que fuese la “Hannoverschen Gummiwerke Excelsior”, una empresa de transformación de caucho que se fusionó con la Conti en 1928. La producción en la fábrica de Limmer empezó en 1899 y se discontinuó en 1999, cuando, debido a la imposibilidad de ampliar su superficie, entró en desuso.

Foto: Maryam Itatí
Foto: Maryam Itatí

Bajo los techos de Conti llegaron a trabajar hasta 6000 personas transformando el caucho en suelas de zapatos, neumáticos, material quirúrgico y hasta máscaras de gas producidas principalmente durante la segunda guerra mundial, por mujeres procedentes de un campo de concentración que se anexiono a la fábrica.

La decadencia ha abrazado el edificio rojo. Los que un día lo albergaron se fueron y el tiempo, la naturaleza y los grafitis se han apoderado de él, transformándolo en lo que podemos contemplar hoy: un edificio abandonado de belleza eterna, con aura de pasado y aire de nostalgia. Lugar de peregrinación de buscadores de recuerdos, fotógrafos, curiosos y freakys de la decrepitud.

Una propuesta urbanística amenaza con la completa demolición del edificio. El proyecto, llamado “Wasserstadt” (Ciudad del Agua), planea construir una zona residencial de 2000 viviendas y borrar cualquier rastro de la fábrica.

Los libros de historia son una vía para entender el pasado, pero hay algunos monumentos reales que la explican por ellos mismos.  Hannover es una ciudad que escasea de mobiliario urbano vinculado al pasado, y con la demolición de la Alte Conti de Limmer borraremos una huella más de nuestra historia.

Lo que es una herida en el paisaje urbano para unos, es un lugar de peregrinación para otros. No os demoréis en la visita, queda poco tiempo y vale mucho la pena!

¿Cómo llegar?

Dirección: Alte Conti, Kanalstraße | Bus 700, parada Steinfeldstraße

banner-facebook Azúcar und Kalt

Texto y fotos: Marta Noguera Serrat
Barcelonesa y cient11349025_10206705171567242_1094249927_nífica de profesión. Mis sentimientos hasta ésta ciudad han ido mutando poco a poco.

 

 

 

Fotos: Maryam Itatí.
Malagueña de nacimiento, con sangre argentina y enamorada de Alemania.

11267210_10206454179812605_1132268431_o

 

 

 

Fotos: Adrian Pinilla Gálvez. 
Coleccionista de momentos y descubridor de buenas relaciones. @pinillaAdrian

adrian_final

3 Comments

  1. Isa Isa

    Muy buenas fotos y texto, gracias por tan buena historia

  2. Noelia Noelia

    Me ha encanto… artículo genial Martita!

Deja un comentario