Skip to content

Cocina: Cómo preparar Arepas venezolanas

Llevo tiempo queriendo escribir acerca de algo que me encanta hacer: comer. 😉 Pero para ello primero hay que cocinar. La verdad es que meterme en la cocina es uno de mis disfrutes, siempre y cuando no lo tenga que hacer por obligación. Entonces me gusta mezclar la típica comida cubana con recetas provenientes de otros países, porque cuando se trata del paladar raramente digo no, solo los productos derivados de los animales logran pararme en seco. Es por ello que hoy les comparto una de mis chucherías preferidas:

Las Arepas venezolanas

Antes de comenzar, quiero decirles que yo las llamo de este modo, sopena de ganarme el regaño de mi amada gente de Colombia y Panamá; dado a que fueron mis estudiantes venezolanas, en la época que era profesora universitaria en la Escuela Internacional de Deporte y Educación Física en La Habana, quienes me enseñaron el amor por este plato tradicional, que te sirve para complementar cualquier otra o sencillamente para desayunar, merendar, etc.

Por suerte, acá en Alemania la harinapan se consigue en los negocios africanos y chinos y no es para nada costosa, si bien ahora no recuerdo el precio. Este tipo de harina, que ha sido previamente cocinada, es la base de la arepa.

Los ingredientes que necesitas para preparar arepas venezolanas entonces son:

  • Agua, aproximadamente dos tazas, que pondrás a previamiente calentar en una cazuela.
  • Harinapan, “a ojo de buen cubero”, eso quiere decir que yo voy adicionando en dependencia del agua que voy a usar, y a medida de la masa va tomando la textura indicada. Sin embargo, para dos tazas de agua vas a necesitar una de harinapan.
  • Una pizca de sal, que añadirás al agua.
  • Margarina (porque soy vegeta, tu puedes escoger usar mantequilla)

Luego de que el agua esté tibia, añades el resto de los ingredientes y revolverás la masa hasta el momento en que se despegue del fondo del recipiente donde se encuentre. Puedes probar también a hacer una bolita y se te despega de los dedos, pues ya esa es su consistencia ideal. Ojo: no le vayas a echar tan poca harina que quede demasiado floja ni tanta que quede con grietas. Lo ideal es un punto intermedio para que las arepas te queden bien lindas y deliciosas. ¡Ah! Las grietas se remedian con un tin de agua.

Cuando ya la masa está lista, tomas porciones y formas bolas de tamaño mediano, que posteriormente aplastarás con la ayuda de las palmas de las manos. Cuidado, que tan poco queremos una tortilla, sino una arepa. A mí en particular me gusta hacerle una huequito con el dedo meñique, pues así me lo enseñaron mis alumnas.

Después de confeccionadas las puedes freír o asar hasta que se doren por ambos lados; cualquiera de las dos variantes es igual de deliciosa. En Venezuela se pueden cocinar en el tostiarepa, pero en Alemania no lo venden.

arepas
Foto: David Alejandro Cabrera Ortiz

Al final, podrás picarlas al medio y dentro poner lo que te guste. Yo por lo general le pongo pastas veganas, vegetales o picadillo de soya.

Como curiosidad te cuento que desde el 2012, el segundo sábado de domingo se celebra el Día Mundial de la Arepa. El mismo surgió en las redes sociales. A aquella primera celebración se sumaron festividades en 50 ciudades, en las cuales residían venezolanos y venezolanas.

Hasta aquí el plato que les quería compartir hoy, en este mi primer texto de La Receta. Mírate el video por si algo no te quedó claro. Y si te animas a hacer las arepas venezolanas en casa, nos envías por favor una foto como constancia. ¡La compartiremos en nuestra página de Facebook!

Ahora para mis amigos y amigas de Venezuela, ¿será que pasé la prueba de atrevimiento al hacer vuestro plato tradicional? ¡¡¡Besos mi gente!!!

Texto: Sandra Abd´Allah
Foto: bionicgrrrl

Be First to Comment

Deja un comentario