Skip to content

Pauline: Nos vamos al Castillo de Marienburg

Érase una vez un rey al que le gustaba sorprender a su amada esposa con regalos maravillosos. Ella, una romántica, vio su sueño hecho realidad al recibir para su cumpleaños número 39, el 14 de Abril de 1857, nada menos que un magnífico castillo en medio de parques y jardines fascinantes.

El palacio Marienburg, ubicado a sólo 27 km. al sur de Hannover, tiene 130 habitaciones, torreones altos y esbeltos, almenas que coronan los altos muros, foso y puerta levadiza. De verdad, un castillo que cualquier princesa de Disney ya quisiera poseer.

Foto: Daniel Guillermo Torres

El castillo pertenece hoy en día al heredero de la casa de Hannover, el príncipe Ernst August de Hannover, sexta generación después de Jorge V, quien era rey de Hannover, duque de Brunswick-Luneburgo, duque de Cumberland y Teviotdale y conde de Armaghel, además de haber construido el palacio. 😱

La edificación se encuentra en óptimas condiciones, a pesar de la Segunda Guerra Mundial (SGM), y puede ser visitado para admirar la decoración original. La misma salió ilesa de esta contienda pues se estableció un acuerdo entre las partes para que no fuera objeto de los bombardeos.

Fotos: Daniel Guillermo Torres

La capilla es uno de los lugares más bellos del Castillo de Marienburg. Es además un lugar apacible donde resalta la luz que entra a través de los vitrales. Estos últimos fueron los únicos que sufrieron daños, como era de esperar, durante la SGM.

Marienburgschloss estuvo deshabitado durante casi 80 años. No fue hasta después de la SGM, cuando la familia pudo volver a tomar posesión de sus propiedades, derecho perdido ya en 1866 al ser anexados al entonces creciente Reino de Prusia. Como dato al margen, en 1919 la realeza y la nobleza perdieron sus privilegios como tales en Alemania, pero retuvieron legalmente los títulos hereditarios como parte del apellido.

¡¡¡Tú también puedes vivir la magia de este cuento de hadas!!! El 5 de Marzo, a las 10:00, se inaugurará la temporada estival en el Castillo, con la celebración de una gran fiesta familiar. Ese día las puertas estarán abiertas hasta las 18:00 horas, de manera que podremos disfrutar de una linda ceremonia de apertura.

Llegar al Marienburg no es nada difícil. Tomas la línea 300, que sale del ZOB, la cual luego de determinado punto se convierte en 31o, y te deja en la entrada de este sitio. ¿Nos vemos allí el 5 de marzo? 😉


Texto:
Pauline Hebel
Foto de portada: HMTG

Be First to Comment

Deja un comentario