Skip to content

20 sencillos pasos para convertirte en un verdadero alemán

¿Sabías que la gente de Alemania es experta en vivir el momento y aprovechar? Conozco a más de uno que estaría dispuesto a posponer su tarde interminable de trabajo para el día siguiente, con tal de disfrutar un momento de buen clima ¿A qué suena atrevido? ¡Prepárate para aprender un poquito más de esta cultura encantadora!

20 pasos para convertirte en un verdadero alemán

  1. Come “Pommes” cuando se presente la ocasión; en todas partes acompañadas de “Döner, salchichas o sencillamente “rot-weiß” (con ketchup y mayonesa).
  2. Usa tu bici para todo, ahorras dinero, haces deporte y eres un buen ciudadano del mundo contribuyendo al medio ambiente y, de paso, aprecias los hermosos paisajes que hay por estos rumbos.
  3. No utilices tu tarjeta de crédito, paga todo en efectivo. En la cultura alemana se suele comprar aquello que realmente podemos pagar;  y si no se tiene el dinero, hay que esperar a conseguirlo.
  4. Bebe “lautes Wasser”. El agua con gas es tan usual por estas tierras, que cuando vas a una casa y solo pides agua obtendrás, casi siempre , el preciado liquido peroooo gasificado. Mas si lo que quieres tomar del grifo tienes que aclarar que tú deseas „un agua silenciosa“.
  5. Amarás a tu pan alemán (fresco) sobre todas las cosas. Nada más delicioso por las noches que un rico pan fresco con embutidos, salami, queso o jamón. La hora de la cena aquí se hizo para comer pan, no en vano la llaman “Abendbrot“.
  6. ¡Salchichas! ¿Quiéres hacer una parrillada? No te hace falta más que salchichas y pan y ¡ya está! Claro, no olvides de acompañarlas con mostaza y de tener tu cerveza fría a mano.
  7. Come tu “Fingerfood” con cubiertos. Pizza, hamburguesa, pollo, hasta el pan si quieres, te verás muy pro y no importa como luzcas físicamente, cualquiera pensará que eres alemán.
  8. Tómate una cervecita todos los días al llegar del trabajo;  “Feierabend bierchen”, se llama. Sé siempre fiel a tu cerveza favorita, después de un arduo día de trabajo, de deporte, o de dormir a los niños. Enseguida te sentirás relajado y comenzarás a disfrutar tu tiempo contigo mismo, como todo un alemán.
  9. Recicla, recicla, recicla. Nada es más alemán que el compromiso con el medio ambiente. Así que ponte las pilas y aprende para que son los “blaue y gelbe Säcke”.
  10. Ten una relación amor-odio con la burocracia. Si vives por acá no hay más que explicar, o ¿sí?

    Foto: Dirk Vorderstraße
  11. Siéntete orgulloso de los dulces y chucherías alemanas. Conocerás todos los tipos de Haribo, habidos y por haber, así como las diferentes variedades de Milka y Ritter Sport.
  12. La hora del café es sagrada. Así que si quieres convertirte en todo un alemán respetarás y honrarás la hora del “Kaffee und Kuchen” sobre todas las cosas.
  13. Helene Fischer es tu gusto culposo. ¡Sí! Porque aunque jures y perjures que no te gustan los Schlager – la música del pueblo alemán- te sorprenderás en la disco más guay de este país cantando, al unísono con la multitud, “Atemlos dürch die nacht…”
  14. Sabes perfectamente que significan las iniciales GZSZ.
  15. Te quejas constantemente del “Deutsche Bahn” y de su “Verspätung” pero lo sigues usando; pues qué mejor medio de transporte que el nacional.
  16. Tendrás una agenda en la que anotarás cada detalle de la semana, del mes y hasta del año. No lo olvides: un alemán es organizado y precavido sobre todas las cosas.
  17. Tus citas tendrán que ser organizadas por lo menos con dos semanas de anticipación.¿Espontaneidad? Olvídalo, en Alemania eso es casi un “Fremdwort“.
  18. No desinfectes las verduras y frutas. Confía en que solo llegan a tu mesa productos de buena calidad y en el mejor estado posible. Entonces, ni siquiera sabrás para qué sirve un desinfectante para alimentos.
  19. No celebres tu cumpleaños antes de la fecha indicada. Nunca (pero nunca de los nunca de nunca jamás) celebres tu cumpleaños antes de la fecha exacta; pues una antigua tradición, la cual curiosamente nadie sabe con exactitud de dónde proviene, dice que de hacerlo te trae mal augurio de por vida.  
  20. Amarás a tu equipo de fútbol local para siempre. No importa si los jugadores son populares, si no son tan buenos, si el equipo está en primera, segunda o, inclusive, en tercera división. Ser fan del equipo local es casi equivalente a honrar a la nación.

 

Texto: Karely Valdés
Imagen de portada: Robert

10 Comments

  1. Lulú Lulú

    me encanto mucho!!!!!!! mas articulos como este!!!!!! 😀

  2. Nuna Nuna

    Muy bueno, así es mi marido.

  3. A&K A&K

    El lee español? Quizás le interese 😉

  4. Ulrike Ulrike

    Un poco exagerado, no? Me sorprende que no mencionaron que hay que comer chucrut 2 veces por semana. 😂

  5. Elvira Alvarez Elvira Alvarez

    Se lo acabo de pasar a mi marido Aleman (de Hildesheim) y es todo taaaaaan cierto!!!! El se toma su Feierabend bierchen todas las nochas antes del Abendbrot !!!! 😉

  6. Diana Diana

    Si, es muy cierto!

  7. Qué soberbia tontería. Aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Si tienes problemas de identidad y te avergüenzas de ser quien eres, sólamente evidenciarás tu complejo de inferioridad ante una sociedad alemana que por naturaleza se cree mejor que nadie. Nunca serás aceptado ni como extranjero, peor como un pésimo remedo de ellos. Si eres sudamericano común y corriente no podrás ocultar tus genes indígenas por más que comas salchichas, y tomes cervezas, simplemente serás un ridículo renegado de tí mismo.

  8. O_O Lo que más me ha flipado ha sido lo de la fruta… ¿Realmente no la lavan y la comen tal cual? ¿Será solo si es Bio y tal o cualquiera? Yo no es que la lave con desinfectante, pero o la pelo, o la lavo bien con agua y normalmente también con vinagre…

  9. Joachim Joachim

    He visto pocos países en los que se pague más con tarjeta (todo con Girocard, de siempre) que en Alemania

  10. Sandra Sandra

    Que bueno que tengan esa sensibilidad con el medio ambiente si en latinoamerica fuéramos un poquito tan solo y cuidáramos nuestra naturaleza seria todo diferente…

Deja un comentario