Skip to content

Tres cosas nunca aprendí en Alemania

Hay tres cosas que jamás aprendí en los 6 meses que viví en Alemania. Aquí te los confieso:

A reciclar la basura: no sé Uds. pero tantos recipientes diferentes para un trocito de plástico. Entiendo la necesidad, pero me imagino que no sea la única persona que se traba cuando tiene que decidir si el papel de hornear ya usado va en la basura ordinaria o en la jaba azul destinada al papel.

A tener paciencia en las escaleras eléctricas: En España, país donde vivi por 6 años, todos saben que te tienes que ubicarte a la derecha de la escalera eléctrica, pues los apurados subimos pitando por la izquierda. Eso en Alemania no siempre pasa. Te tienes que ir fajando mientras asciendes o bajas porque siempre hay alguien metido en el medio y si le dices algo pues se molestan.

A pasar horas esperando en los semáforos: No sé si seré yo la única, pero eso de esperar 10 minutos al cambio de de la luz del semáforo, aún cuando no venga ningún vehículo, pues nunca me hizo gracias. Sin embargo, lo que menos me gustó es la gente que se siente en el derecho de regañarte si cruzas con la luz roja para peatones. ¡Qué estoy ya muy crecidita!

No obstante, nada de lo anterior quita que me encante Alemania, país del cual guardo también muy gratos recuerdos.


Texto:
JHC
Foto: Omar de Armas

 

MerkenMerken

MerkenMerken

MerkenMerken

MerkenMerken

MerkenMerken

MerkenMerken

MerkenMerken

Be First to Comment

Deja un comentario